La salud ósea comienza temprano, en la etapa fetal: una buena nutrición materna ayuda a optimizar el desarrollo del esqueleto del bebé